TRABAJO DE CAMPO

paseo por La Bachillera (Sevilla)

TOMA DE CONTACTO

Aplicando nuestro plan de trabajo, lo primero que hace Proyecto Bisagra es reunirse con distintos representantes vecinales, en este caso con Antonio y Eva de la Asociación de Vecinos Estrella Andaluza y con Cristina Herraz y Antonia de la Asociación Solidaridad NIJA. En esos encuentros conocemos la lucha de los vecinos desde hace 50 años por mantener el barrio digno, habitable, y por conseguir la propiedad del suelo. También percibimos el orgullo de pertenecer a La Bachillera y su idiosincrasia especial, con una vida que se asemeja a la que transcurre en cualquier pueblo, con vecinos haciendo vida en la puerta de sus casas y niños que juegan alegremente en la calle.

De este encuentro surge una relación de los problemas que todavía aquejan al barrio. A pesar de que los vecinos pagan sus impuestos de limpieza, alcantarillado, arreglos de luz, etc., sienten que el Ayuntamiento de Sevilla les ha dado la espalda. Por ello ya han protagonizado diversas protestas, como el encierro en 2004 en la sede de la Asociación Sevillana de la Caridad debido al incumplimiento de la promesa que se les hizo en el año 1975, aprobada por unanimidad, de ceder los terrenos a los habitantes; o el corte en 1992 de la autovía que cruza el barrio para conseguir, entre otras cosas, pasos de peatones para facilitar a los niños el camino hacia la escuela.

CONCLUSIONES

Estos son algunos ejemplos del abandono que por parte de las administraciones padece La Bachillera.

-Lipasam (enlace) no entra en el barrio.
-Los árboles no se podan habitualmente
-El cableado y los postes de la luz están en mal estado, padecen de dejadez y son peligrosos.
-Hasta 1983 el barrio no entra en el catastro municipal.
-El suelo está construido sobre tierra, por lo que se produce un crecimiento de vegetaciones diversas que los vecinos tienen que limpiar y desbrozar y que probablemente generen a largo plazo el levantamiento del mismo.
-El barrio está rodeado de edificios de nueva construcción con un nivel adquisitivo mayor, por lo que se acrecienta el miedo a que La Bachillera se convierta en un gueto.

La lucha por la adquisición del suelo y la conservación y mantenimiento de los espacios comunes por parte de las administraciones es, pues, su principal campo de batalla. Y todo esto se debe conseguir sin perder la peculiar entidad del barrio.