TRABAJO DE CAMPO

Para empezar, comenzamos poniéndonos en contacto con Valdocco, centro social que trabaja desde hace más de 10 años en el distrito V dando respuesta a la compleja realidad de la zona desde diferentes ámbitos, culturales, económicos y sociales.

Nos reunimos con el director, Manoli (trabajadora social) Raquel (trabajadora de calle) y varios chicos de la zona, en este primer encuentro planteamos para comenzar a investigar sobre la idea inicial, las esquinas. (lugares de encuentro, de forma espontanea, que hará unos años nos comentó el propio director de Valdocco), ellos nos animarán a trabajar junto con las asociaciones y trabajadores del mismo centro para lograr un proyecto lo más coherente e integrador posible.

Después de tener varios encuentros con Manoli y algunos representantes de las asociaciones de vecinos para conocer la realidad social de las posibles zonas a intervenir, comenzamos a pasear por el barrio. El 12 de marzo nos acompaña Raquel, la educadora de calle de Valdocco, por las distintas zonas del distrito V, Verdeluz, la Hispanidad, El Greco y el Torrejón,(todos barrios de trabajadores y algunos con alto porcentaje de población marginal).

En esta primera toma de contacto, Raquel  nos muestra los puntos de reunión más habituales, nos describe que perfil de habitante frecuenta cada lugar y sobre todo nos da una visión del barrio más detallada y realista que necesitamos para arrancar con el proyecto.

Los barrios suelen contar con locales para las Asociaciones de vecinos, que se utilizan para actividades lúdicas o no se utilizan, quizás por la falta de sentido de pertenencia
En algunos barrios como en la Hispanidad y Greco los propios vecinos ajardinan y cuidan algunos espacios comunes. Otros no reconocen el espacio común, es “tierra de nadie” o “no lugares” normalmente espacios bastante degradados, con basuras, escombros, etc..no hay relación positiva con el entorno como en la barriada del Torrejón.

Observamos que bastantes lugares públicos como plazas, parques, son espacios no habitados, los parques están vacios, también hay descampados muy abandonados y sucios, plazas un poco inhóspitas, sin árboles, zonas verdes y sombras. Nos preguntamos porque los lugares de encuentro construidos por la administración para ese fin son los menos utilizados, los vecinos prefieren elegir ellos sus propios espacios de encuentro como rincones, muritos, escaleras, esquinas, alrededores de kioscos, lugares comunes quizás más íntimos, recogidos o más auto gestionados, estos lugares, son los que tienen un sentido de vivencia emocional, formando parte de la memoria de este grupo de vecinos.